jueves, 30 de agosto de 2012

Fallece Neil Armstrong, el hombre de la huella en la Luna.



'El astronauta más famoso de la historia ha fallecido. Neil Armstrong ha fallecido a los 82 años de edad. Fue el primer humano en pisar la Luna aquel 21 de julio de 1969 al frente de la misión del Apolo 12. A las 2:57 del 21 de julio de 1969, Neil Armstrong pisó la Luna y pronunció su famosa frase: "Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad" '.
http://www.teinteresa.es/ciencia/Fallece-Neil-Armstrong-llegar-Luna_0_761924704.html

Cuando me enteré sentí esa mezcla de nostalgia y tristeza, junto con los recuerdos de tiempos lejanos, de mi niñez. Para mi, los astronautas eran héroes.
Por aquel entonces no me planteaba cosas como ¿cuántos habitantes del Mundo podrían alimentarse con lo que vale un viaje a la Luna?.
Simplemente, me fascinaba. Salir a las Estrellas, viajar por encima de la estratosfera, me parecía huir de mis problemas interiores, que eran muchos.
Seguí el viaje del Apolo XI, con devoción.
Recé todas las noches como un buen niño por las vidas de aquellos astronautas, como lo hice luego por la supervivencia del Apolo XIII.

Han pasado años. Mi ingenuidad se ha recubierto de una cierta capa de cinismo, pero no muy espesa, de forma que siempre he sentido admiración por aquellas personas, y quienes hicieron posible el viaje del Eagle.
('Y el águila pequeña se subió a lomos del gran águila...' Leonardo Da Vinci)

Yo coleccionaba los artículos de Sebastià Estradé en la revista del colegio de mi hermana. Era una revista de notable calidad para ser de un colegio, y las fotos de la NASA y las explicaciones y proyectos que en ellos leí llenaron muchas horas de soledad. Allí vi los primeros proyectos de un transbordador espacial, y muchos años después me sorprendí de que fuera en la realidad igual que uno de aquellos proyectos.
También vi muchas otras cosas. Aprendí que existe en España una Agencia Espacial que ha puesto en órbita varios satélites. En aquellos años de Bienvenido Mr. Marshall, de turistas suecas  y hombres con boina negra,  que tuviéramos una Agencia Espacial me parecía algo inaudito.

(Un pequeño paso para un hombre, un gran paso para la Humanidad)


(La tripulación del Eagle)

Pero lo que siempre me ha fascinado de Armstrong, lo mismo que de sus compañeros Aldrin y Collins, es que eran unos de los pocos que sabían la verdad completa de lo que pasó allí.
Qué encontraron que motivó la censura de más de dos minutos de conversación, captados por radioaficionados particulares e independientes que seguían el evento mediante antenas parabólicas caseras. Parece ser verdad que algo sucedió allí que se ocultó al público.
Y ellos tres lo sabían. Como los técnicos y personal de Houston, claro. Pero ellos tres tenían nombre y rostro público.


Me hubiera gustado preguntarle, si él no hubiera estado sometido a varias leyes militares que le impedían responder con claridad. Y saber a ciencia cierta si tenemos vecinos observándonos, y con qué intenciones. Si son de fuera del Sistema Solar, o de dónde se supone que sean.














Aunque quizá no tardaremos mucho en saberlo.
Mientras tanto... ¡hasta siempre, comandante!
(de la Misión Espacial Apolo XI)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.