miércoles, 4 de abril de 2012

El Ojo que todo lo ve.


El Ojo.
Crees que es símbolo de Iluminati papanati (inexistente mafia creada para consumo del sistema).
Crees que dibujar un ojo es algo masónico.

Ignoras que un ojo es parte esencial del cuerpo.
Que el Maestro Jesús de Nazareth lo menciona, con sentido simbólico ('Si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo está enfermo', y eso se puede aplicar a los 'cazaojos' y a quienes les ordenan y permiten).
Que sirve para ver, y por eso es símbolo de inteligencia, lo mismo que de clarividencia.

Temes al Ojo que todo lo ve, porque verá tus facturas falsas, tus chanchullos políticos, tus instrucciones a 'Cazadores de Ojos rebeldes' vestidos con uniforme inmerecido.
Verá en el fondo de tu alma aquello que de tenebroso y maldito hay en ella.
Por eso temes al ojo, y le endosas la etiqueta maldita: 'Masónico', 'Iluminati'. Todo menos 'ojo inteligente', 'sabio', educado', 'hermoso'
Como si la luz que ilumina pudiera ser mala, como si estar iluminado pudiera ser subversivo.
¿Aplicarás la Ley Antiterrorista a la luz del sol?
¿A la inteligencia que guía rectamente?
¿A la Justicia?

Porque temes al Ojo, lo vacías. Lo demonizas, y lo persigues en tus pesadillas.


Ojos jóvenes, de ojos tiernos, enamorados.
Rebeldes (sanos), valientes.
Ojos que están sanos porque saben la diferencia entre robar y trabajar, entre defraudar y pagar, entre sueldo honesto y mercenario.

El Ojo te mirará siempre, en tus pesadillas.
La belleza huirá de ti, porque la belleza está en el ojo que te mira, y tú lo has asesinado. 














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.