viernes, 24 de marzo de 2017

Símbolos en Leonardo da Vinci y otros pintores.

       Lo que sigue no es mi opinión, sino que es un intento de interpretar unos pocos símbolos según lo que entiendo que pretendía el pintor.

       Ya que el tema ha sido publicado abundantemente, quizá pueda dar mi particular visión de dos o tres símbolos presentes en las obras de Leonardo da Vinci sin parecer excesivamente esotérico.

     Todo el mundo habla del misterio de los dos niños Jesús, su parentesco y significado. Hay decenas de páginas en Internet sobre los 'misterios' de Leonardo y los gemelos Trataré de ir publicando en esta entrada algunas cosas que se me ocurren, quizá enfoques nuevos de la cuestión. Tal vez su único misterio radica en el peligro al que se exponían al abordar el tema desde un enfoque herético. Quizá no esconden secretos mortales, sino visiones novedosas del tema. Quizá percepciones profundas del mismo.
   
      Conocerán ustedes, supongo, la famosa historia de La Virgen de las rocas, un cuadro encargado a Leonardo por la Confraternidad de la Inmaculada Concepción de Milán, del que la primera versión fue devuelta por heterodoxa y se exigió una versión asumible por la Iglesia. Leonardo realizó dos versiones más e, incluso, llegó a ser demandado por la citada confraternidad al demorar la entrega más de veinte años. En el citado cuadro aparecían dos niños idénticos jugando, lo mismo que en cuadros de otros pintores, pero sin coronas de santidad. En algunos también aparecen dos madres.  Con posterioridad se le atribuyó a uno de ellos la identidad de Juan Bautista, si bien parece que no fue esa la intención original del artista.

(La Virgen de las rocas, primera versión)

       La pregunta es si intentó decir que el Maestro Jesús tenía un gemelo, o dar una visión tridimensional del mismo. Se habla de la doble naturaleza de Cristo. Quizá Leonardo tenía su propia opinión sobre esta doble naturaleza y tuvo que 'desdoblarle' para expresarla debidamente mediante los símbolos del 'signo de Juan', y de la 'garra del león'. Se sabe que Jesús de Nazareth era de estirpe real y, como tal, era reconocido como el 'león de Judá', apelativo que se remonta a Salomón.        
       Igualmente en la Última Cena se pinta al gemelo de Jesús bajo la identidad de Judas Tomás -que significa, precisamente, gemelo, lo mismo que su otro apelativo, 'Dídimo'.
(Detalle de la Última Cena, con los dos 'gemelos'. Nótese al que se supone que es Tomás señalando al que se supone Jesús con el signo de la garra del león, mientras que él tiene detrás el signo de la Vía Espiritual. ¿O quizá le estaban planteando una disyuntiva?)

       Por si el tema de los gemelos les parece extraño a la Tradición Cristiana, lean una descripción de la basílica del Santo Sepulcro, de la novela El último Catón, de Matilde Asensi, pág. 359, ed. Debols!llo:
Espero que comprendan el simbolismo de dos puertas gemelas, una de las cuales permanece tapiada. De una puerta así se dice que está cegada.
.....................    
         Primero, las imágenes:

(San Juan Bautista)

       La primera es el San Juan Bautista haciendo el ya popular 'signo de Juan'. 


       El Bautista era un asceta que vivía de lo que encontraba en la Naturaleza. Su signo significa la Vía Espiritual. Un yogui. La mano señala al cielo, aunque a veces un ángel (un ser espiritual) señala al niño crístico. El dedo es la columna, símbolo del eje del mundo, de la realidad espiritual que penetra la materia.

         El signo complementario sería la 'garra del león', que aparece cuando están juntos los dos niños. Valga decir que, por supuesto, sería una idea u opinión del pintor, no necesariamente un dato histórico. Bien, aclarado esto, la garra del león indicaría a alguien destinado a actuar, a ejercer su influencia sobre la Historia.

            Cuando aparecen ambos niños, uno siempre es señalado con, o realiza, la señal de Juan, y el otro hace o es 'bendecido' con la garra del león. Como si el pintor quisiese decir que el Reino de Dios no llegará sólo por la Vía Espiritual, sino que precisa de la Militancia Social. ('Ora et labora', o a 'Dios rogando y con las 'mareas' dando'). La mano sobre el niño señala su destino, la influencia de su responsabilidad para con la sociedad. El león no sólo muestra la garra, sino que es obligado por ella. 'Nobleza obliga', se decía antes. 

              Habría que ir un poco más allá y preguntarse si todo esto no podría ser simbólico. Tal vez ambos niños no son sino una metáfora y, como las dos imágenes de ambos ojos que componen una visión tridimensional, quizá Leonardo y otros heterodoxos intentaron crear un significado tridimensional de su visión del significado de Jesús de Nazareth. Su influencia en la Historia sería espiritual, inspirando al alma de sus devotos, pero también su fuerza de Justicia inspiraría a cuantos líderes históricos buscan la felicidad y la prosperidad del Género Humano. Ambas facetas estarían presentes, pero ¿cómo pintarlas?. Creo que la visión tridimensional proporcionada por los dos gemelos podría ser un buen intento de transmitir estos significados para quien supiera leer los símbolos.

       De paso añadiré mi particular versión de la Última Cena de Leonardo da Vinci: No se trataría de la Eucaristía instituida por el Jesús yogui, asceta e iluminado - Cristo -, sino la celebración del rey, el militante, presente en la Historia, con mujer y descendencia.
       Los personajes no presentan corona de santidad, ni hay cáliz, ni pan, apenas. Hay un grupo humano que expresa emociones muy humanas. Aparecen  cuchillos en la mano del que se supone  San Pedro, y el personaje de San Juan Evangelista es, a todas luces, una mujer, con el mismo rostro que tantas vírgenes de Leonardo. Hay quien ha querido ver incluso un bebé. Todo ello no parece corresponder con la Santa Cena, sino con el Banquete Real. No sé si representado como un suceso histórico, o una posibilidad que se ofrecía ante Jesús, que debía elegir.

(Jesús ante los dos caminos)
(Nótese que, en La Virgen de las rocas, ambos símbolos también aparecen juntos)



      El Mesías cristiano aparece a su lado. Por eso no hay copa eucarística. No es la Eucaristía instituida en la Última Cena, sino la celebración mundana del 'gemelo' que dicen encontrar en varios cuadros de varios pintores. O de un destino alternativo posible para el Maestro.
       O bien, es la representación de la última tentación de Cristo: ¿aceptar el papel de Mesías espiritual o el de rey terrenal, con riqueza, mujer e hijos? Dado que, para obtener el supuesto retrato de la familia de Jesús hay que desdoblar el cuadro, mover sus elementos y reflejarlos

, quizá se trata de dos posibilidades todavía no materializadas, es decir, una elección entre dos caminos, y no dos personas distintas, sino dos posibles futuros de la misma persona.

  Si la visión de Leonardo fuese verdadera, lo cuál es opinable, habría siempre un Avatar estilo Espartaco o Lincoln aglutinando las luchas por un mundo mejor. Eso no implica que no haya también un Cristo Resucitado empujando al mundo hacia una realidad más grande desde el plano espiritual.

O, por decirlo de una manera menos dogmática, la existencia de Maestros iluminados capaces de trascender la materia no implica que los activistas inmersos en el mundo, como Martin Luther King o Federica Montseny no sean imprescindibles.
------------
       En la novela Gioconda, de 
Lucille Turner, se muestra a un Leonardo enamorado de una joven Lisa, mucho antes de que se convirtiera en la esposa del Giocondo y le encargase su retrato.
      Bien, pues deben saber que antes de la versión que está en el Louvre, pintó ésta, de una Lisa joven. Pudiera ser que fuera verdad que ya se conocían:

        

Y no me refiero a la versión que un alumno suyo hizo a la vez que él:
       En la misma novela, Lucille Turner narra que el David del maestro de Leonardo, Verrocchio, podría ser el mismo Leonardo de joven. Si lo miran bien, pudiera ser.


        Se dice que Leonardo y Miguel Ángel estaban enemistados. Hay documentación al respecto. Pero

https://www.google.es/amp/culturacolectiva.com/la-anatomia-oculta-en-las-obras-de-miguel-angel/amp/
parece que compartían su afición por las disecciones. Parece claro que Miguel Ángel sabía perfectamente cómo era un cerebro fuera del cráneo. Según http://pijamasurf.com/2010, Miguel Ángel llevaba haciendo disecciones desde los 17 años y escondió sus descubrimientos en la Capilla Sixtina. Les recomiendo ir al enlace y leer todo el artículo. Según la Wikipedia, estudiaba cadáveres en el Convento del Santo Spirito.  

   En la Última Cena de Juan de Juanes, el cáliz sí aparece, en forma tosca en una primera versión y más explícito en cuanto al simbolismo que pretendo mostrar posteriormente.
(cuadro de Juan de Juanes)

     El propio pintor lo entendió así, puesto que en versiones posteriores destacó claramente al cáliz de Valencia, como en los que se encuentran en el propio Museo de la Catedral valenciana.

Y en sus Cristos.




 (Cáliz de Valéncia)
         Se ha escrito mucho sobre la autenticidad o no del cáliz de Valencia, de León y de otros lugares que poseen cálices similares.
Mi particular aportación al tema es incidir sobre el simbolismo del propio cáliz, y no sobre el objeto en sí.

¿Qué nos está diciendo la forma de la copa? Las asas tienen una innegable forma de corazón, con un núcleo redondo en el centro del mismo.

En las teorías ocultistas, el corazón humano posee un átomo etérico permanente, que acompaña al ser humano a través de todas sus vidas, siendo el CD o archivo akásico de sus experiencias. Guarda, por decirlo así, la quintaesencia de su aprendizaje por la materia. Es la partícula que, cuando llega la muerte, según los ocultistas, sale a través del canal de la fontanela, en la coronilla, llevándose ese registro de toda su vida, más el de todo lo vivido hasta ese instante, y lo vuelca en el cuerpo etérico para asimilarlo en las experiencias postmortem, el purgatorio y el 'cielo' o 'infierno'.


              La copa está en lo alto, recogiendo la fuerza espiritual. La base de la misma, es otra copa invertida, simbolizando la materia. Y, en el centro, la forma del corazón y el núcleo central, que podemos asimilar al átomo permanente, llamado también átomo simiente del ser humano.
       Por tanto, si lo miramos desde este punto de vista, nos está diciendo que el Grial no hay que buscarlo fuera, en un objeto exterior, sino que la copa de la inmortalidad está en las experiencias vividas por el alma humana en su periplo por la materia. En concreto, en su corazón. Se dice que el  Espíritu Humano llega puro al mundo, al principio de su caminar por la materia, puro pero débil, y son las experiencias las que construyen su Alma, el poder conseguido por el Espíritu.

      Para terminar, una curiosidad. Les ofrezco tres imágenes. La primera corresponde a la Gioconda. La segunda al boceto —en realidad un cuadro completo— que Leonardo Da Vinci pintó de una Lisa joven. La tercera pertenece a una mujer famosa, bien viva y guapa, pero no puedo decir quién, para salvaguardar su intimidad espiritual.
     Ahí van:



       Sólo que la de ahora tiene unos ojos mucho más bonitos —y es más guapa—.

Otra curiosidad: quizá me lo estoy imaginando, pero si miran atentamente bajo el brazo derecho del Bautista (en su retrato de Salai, su discípulo)

¿No ven como un mono, o duende?
Es una mancha que choca con el resto del cuadro.




Probablemente fuera una broma privada entre los dos, debida a la costumbre de Salai de escamotear cosas ajenas. El mono parece estar oculto entre las ropas del Bautista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.