domingo, 20 de septiembre de 2015

Ética y Justicia.

     La Ética no es algo inocente y teórico. Una vez que alguien ha decidido guiarse por unos principios éticos, la conducta debe adaptarse igualmente a ellos.

     En la primera entrada que dio origen al blog 'Ética Cuántica para un mundo futuro' argüía que la Justicia Social es una ley natural, pues se basa en la ley de vasos comunicantes, según la cuál los niveles de energía de las partículas que comparten un sistema acaban igualándose. La energía calórica entre dos cuerpos en contacto, o entre un cuerpo y el aire o fluido circundante acaba igualándose, el nivel de líquido en dos recipientes comunicados termina por igualarse...


    De la misma forma, los recursos y el grado de felicidad y oportunidades de conseguirla entre los miembros de una
sociedad humana (hoy en día todo el Planeta, toda la Humanidad) exige igualarse. A eso le llamamos Justicia.

     Ante la actual (y permanente) crisis humanitaria, sólo cabe aplicar la ley natural y el sentido humano: nivelar los recursos, 'elevar los valles, allanar los montes', repartir, compartir.


     Por muchos medios que la codicia de los pocos usen para defender sus privilegios, el Universo impondrá su propia ley.

     Si se cultiva la pobreza de continentes enteros para nutrir las arcas de los menos, sin duda las poblaciones emigrarán a los lugares donde el nivel de felicidad es mayor.

    Simple ley natural.

     Y todo sería más fácil si quienes detentan la dirección del uso de los recursos de subsistencia aplicasen esa ley igualitaria a los que acumulan poder y recursos.

     Simple ley natural.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.