sábado, 1 de agosto de 2015

El verano del cohete

     Es el título del primer relato de Crónicas marcianas, de Ray Bradbury. Un libro poético que transcurre en un invierno que la ola de calor extraña transforma en verano, en Ohio, en el que un niño ve el lanzamiento del primer cohete a Marte desde su casa, desde el porche.


     Para mí este verano excesivamente caluroso está siendo, sin ninguna duda, el verano del cohete.

     Primero descubro las extrañas fotos de la Luna y Marte. Luego, a Frankling Chang - Díaz y su motor de plasma VASIMIR...


Luego aparecen este julio las más que misteriosas fotos de Ceres, me informo del Dr. White y su motor a lo Star Trek por Warp.

     Imposible, dicen, pero luego aparece la información sobre los chinos (dirigidos por el dr. Yang Juan, Facultad de Aeronáutica de la Universidad Politécnica del Noroeste, Xi'an, P.R.C.) el EM Drive del dr. Roger Shawyer, un motor a base de microondas. La NASA primero lo prueba y dice que funciona, pero luego se desdice. Total, porque es imposible según la Ciencia.


 (Agencia Espacial China)

     Genial. Iremos a las estrellas en un 'imposible' motor Warp o en un 'imposible' motor EM Drive. Me encantan esos imposibles que funcionan.

     ¿No será que el Universo es más (maravilloso - milagroso) complicado de lo que podemos comprender? ¿No habrá atajos teóricos en nuestras tan complicadas fórmulas? ¿No habrá una puerta a la Energía ilimitada para poner en marcha el Warp? Quizá se pueda enrollar alrededor del toroide un campo gravitatorio que proteja la nave.
     Quizá se pueda esfumar el momento angular en forma de torsión dimensional... en fin, quizá no haya imposibles teóricos, sino sólo conocimiento parcial...
   
     Quizá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.