lunes, 19 de agosto de 2013

La ley del embudo, o el porqué callamos a veces.

se formula como sigue: 'Lo ancho para mí, lo estrecho para ti'.

No podemos pedir libertad religiosa y luego incendiar templos de otras religiones.

No podemos pedir recortes en los (las) de abajo y no recortar los privilegios de los y las de arriba.

No podemos pedir libertad de expresión y luego enmudecer a quienes piensan de forma diferente.
(No podemos pretender hablar siempre nosotros y no escuchar a los demás)

Si un colectivo pide libertad para lo suyo, debe dar libertad a lo de otros.

Si aplicamos la ley del embudo, o sea, del egoísmo, del sectarismo, de la estrechez mental, no nos extrañe que cuando nosotros estemos en problemas, los demás miren para otro lado.

¿Cómo clamar por la libertad de un colectivo que no da la misma libertad a los demás?

Es de sentido común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.