martes, 11 de junio de 2013

Servicio médico durante la Guerra de Secesión norteamericana

  (Battle_of_Gettysburg 1863, cortesía de Wikipedia)

      Últimamente me interesa investigar este tema. De hecho, me interesaba encontrar los distintivos del servicio médico durante esta guerra, por motivos variados.
Parece que no había insignias como tales, sino que vestían como simples civiles, según las ilustraciones de la época (ver las ilustraciones Sanitarios de la Unión y Enfermeros Confederados, tras el retrato del Pres. Lincoln y del Gen. McClellan).
Lo que me ha sorprendido es comprender que al inicio de la guerra, los pobres heridos no tenían adecuada asistencia. En ciertas batallas esperaron incluso días sobre el propio terreno a que la deficiente organización sanitaria les recogiese y atendiese.
Al principio, las ambulancias eran los propios carros de munición y efectos, cuando estaban disponibles.

      Al inicio de la Guerra de Secesión de los Estados Unidos, la Medicina estaba en plena transformación. Mientras una corriente anclada al pasado todavía creía que la enfermedad era algo endógeno, un 'desequilibrio' de 'humores', desconociendo los gérmenes y, por tanto, operando en lamentables condiciones antihigiénicas que condenaron a los heridos a la muerte, otra corriente comenzaba a pensar que la enfermedad es algo producido por los microbios y empezó a usar medidas de higiene.

En ese contexto, Clara Barton (nacida Clarissa Harlowe Barton) se transformó en un verdadero ángel salvador para miles de heridos de guerra. 
En abril de 1861, después de la Primera batalla de Bull Run, Clara Barton creó una agencia para obtener y distribuir provisiones a los soldados heridos. El general William Hammond le dio un pase para viajar en las ambulancias del ejército para dar consuelo a los soldados y curarlos. Presionó a la burocracia del ejército estadounidense, primero sin éxito, para traer sus propias provisiones médicas al campo de batalla. Finalmente, en julio de 1862, obtuvo permiso para viajar tras la línea de batalla, llegando a los más sombríos campos de batalla y sirviendo durante los asedíos de Petersburg, Virginia, y Richmond, Virginia. En 1864 el general de la Unión Benjamin Butler la nombró "intendente" de los hospitales al frente del Ejército de James con un salvoconducto total.

Promovió al fin tras la Guerra la creación de la Cruz Roja Estadounidense (había problemas diplomáticos para establecerse en la Unión).
En 1870, mientras se recuperaba del esfuerzo de la Guerra, se involucró en el Comité Internacional de la Cruz Roja (fundado en 1864):

     'Cuando Clara Barton regresó a los Estados Unidos, inauguró un movimiento para que el gobierno estadounidense reconociera al Comité Internacional de la Cruz Roja. Cuando empezó este trabajo en 1873, la mayoría de los estadounidenses pensó que los Estados Unidos nunca volverían a enfrentar una calamidad tal como la guerra civil pero durante la administración de presidente James Garfield, Barton finalmente tuvo éxito, arguyendo que la nueva Cruz Roja estadounidense podría responder a otras crisis aparte de la guerra.

      Naturalmente, Barton fue la presidenta de la sucursal estadounidense de la asociación, fundada el 21 de mayo de 1881. John D. Rockefeller donó los fondos para crear una oficina nacional central en Washington, DC. situada a una cuadra de la Casa Blanca'. ( http://es.wikipedia.org/wiki/Clara_Barton ). Eso significa que la Cruz Roja nunca estuvo en la Guerra de Secesión, y que el distintivo del Cuerpo Médico (o algo que hacía las mismas funciones) estaba muy alejado de la imagen actual con la Cruz Roja, la Media Luna Roja o el Diamante Rojo.
En cuanto a medicamentos, además de los anestésico éter y cloroformo,
disponían de opio y algunos de sus compuestos como láudano de Sidenhan (vino de opio compuesto) y elixir paregórico, (tintura de opio alcanforada), ipecacuana (antihemorrágico), quinina (antimalárico) que tomaban mezclada con güisqui, digital (cardiotónico), linaza (demulcente), cornezuelo de centeno (antihemorrágico),
calomelanos (purgante). Sobre todo entre los Confederados, algunos de estos medicamentos fueron substituidos por plantas medicinales y remedios tradicionales.

      Tras la batalla de Antietam (17 de septiembre de 1862) con un enorme número de víctimas se decidió el nombramiento, en abril de 1862, de un nuevo director de servicios médicos, el doctor Sir William Hammond, que recibió el apoyo de una comisión de voluntarios, la “Comisión Sanitaria de los Estados Unidos” y designó jefe de los servicios médicos del ejército del Potomac al doctor Jonathan Letterman, el cual decidió que hubiera ambulancias exclusivamente dedicadas a las labores médicas, y ordenó el uso de un 'kit' básico de campaña, así como la construcción de numerosos hospitales donde la higiene era mejor.
 (Víctimas de la Batalla de Antietam)
 (
 (William Hammond)

 (Johnathan Letterman)


(Datos extraídos en parte de 
“Los hijos de Asclepio” ASISTENCIA SANITARIA EN GUERRAS Y. CATÁSTROFES. Autor: Luís Gómez Rodríguez., tesis doctoral para la UNED)
 (Pres. Lincoln_and_G. McClellan_1862-10-03, en Antietam, un mes después)

       La Unión empleó a 10.000 cirujanos, los Confederados a 4.000. Muchos de estos doctores fueron enviados al frente o cerca de él y aunque generalmente eran considerados no combatientes muchos resultaron muertos o heridos. Cuando una batalla estaba en curso, era habitual que el cirujano de un regimiento estuviera en el centro. Lo acompañaba un enfermero, con una mochila de campaña de 10 kilos, y los encargados de enfermería (camilleros y encargados de las ambulancias) El cirujano asistente aplicaba vendaje temporales y enviaba a los heridos a un hospital de campaña emplazado por el cirujano en la retaguardia.
(http://www.emagister.com/curso-guerra-secesion-norteamericana-documentos-conflicto-1861-1865/guerra-secesion-americana-ayuda-medica-campana)

(Sanitarios de la Unión)

 (Enfermeros confederados)

(Las ilustraciones Sanitarios de la Unión y Enfermeros confederados están extraídas de http://www.mundohistoria.org/blog/articulos_web/ejercito-confederado-del-oeste-1864-1865)

(David Morris presentó el maletín básico de cirujano de la época)

(hospital de campaña)



        Esto en cuanto a Estados Unidos. En Inglaterra Florence Nitghtingale creó la primera escuela profesional de Enfermería tras la matanza de Crimea

 (Florence Nitghingale)


"Florence Nitghingale fue una enfermera, escritora y estadística británica, considerada precursora de la enfermería profesional moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería. Desde muy joven se destacó en matemáticas, y aplicó sus conocimientos de estadística a la epidemiología y a la estadística sanitaria. Fue la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica, y miembro honorario de la American Statistical Association.

Sentó las bases de la profesionalización de la enfermería con el establecimiento, en 1860, de su escuela de enfermería en el
hospital Saint Thomas de Londres, actualmente parte integrante del King's College de Londres y del NHS.[1] Fue la primera escuela laica de enfermería en el mundo.

Su trabajo fue la fuente de inspiración de
Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja y autor de las propuestas humanitarias adoptadas por la convención de Ginebra.

De fe anglicana, creía que Dios la había inspirado para ser enfermera. Alcanzó fama mundial por sus trabajos precursores de enfermería en la asistencia a los heridos durante la guerra de Crimea. A partir de ese momento fue conocida como «la dama de la lámpara», por su costumbre de realizar rondas nocturnas con una lámpara para atender a sus pacientes.

En 1883, la
reina Victoria le otorgó la Real Cruz Roja, y en 1907 se convirtió en la primera mujer en recibir la Orden de Mérito del Reino Unido. En 1908, le fueron otorgadas las Llaves de la Ciudad de Londres.[4]

El juramento Nightingale efectuado por los enfermeros al graduarse, fue creado en su honor en 1893. El Día Internacional de la Enfermería se celebra en la fecha de su cumpleaños.

Su contribución más famosa tuvo lugar durante la
guerra de Crimea, la cual se convirtió en su objetivo central a partir de la llegada a Gran Bretaña de los reportes acerca de las terribles condiciones de los heridos. Sidney Herbert, al frente de la Secretaría de Guerra en el gobierno de lord Aberdeen y al tanto de los problemas sanitarios del ejército, posibilitó el traslado de Nightingale y un grupo de enfermeras a la zona de conflicto. El 21 de octubre de 1854, ella y un equipo de 38 enfermeras voluntarias, al que entrenó personalmente y que incluía a su tía Mai Smith, partieron hacia el Imperio Otomano.

Fueron transportadas unas 295 millas náuticas (546 km) a través del mar Negro, desde Balaklava, Crimea, hasta la principal base de operaciones británica en el cuartel de Selimiye en Scutari (actual distrito de Üsküdar, en Estambul), a la que arribaron en los primeros días de noviembre de 1854. Se encontraron con que los soldados heridos recibían tratamientos totalmente inadecuados por parte del sobrecargado equipo médico, mientras que la oficialidad era indiferente a esta situación. Los suministros médicos escaseaban, la higiene era pésima y las infecciones comunes y en muchos casos fatales. No se contaba con equipamiento apropiado para procesar los alimentos para los pacientes.

A principios del
siglo XX, se aceptaba que la gestión de Nightingale redujo el índice de mortalidad del 42 % al 2 % ya sea realizando mejoras en la higiene o reclamando a la Comisión Sanitaria. La primera edición del Dictionary of National Biography (1911) hacía esta afirmación, pero la segunda edición (2001) ya no. De hecho, la cantidad de muertes no disminuyó, sino que comenzó a aumentar. El número de muertes era el mayor de todos los hospitales de la región.

Durante su primer verano en Scutari, 4.077 soldados perdieron la vida allí. Fallecieron diez veces más soldados de enfermedades como
tifus, fiebre tifoidea, cólera y disentería que de heridas en el campo de batalla. Las condiciones en el hospital de las barracas eran tan nocivas para los pacientes debido al hacinamiento, a los deficientes desagües sanitarios y a la falta de ventilación. El gobierno británico destinó una comisión sanitaria a Scutari en marzo de 1855, casi seis meses después de la llegada de Florence Nightingale, que efectuó la limpieza de los vertederos contaminantes y mejoró la ventilación. A partir de esas medidas el índice de mortalidad bajó rápidamente.

Durante la guerra ella no reconoció que la falta de higiene era una de las causas principales de muerte, creyendo que el elevado índice de mortalidad se debía a la mala nutrición, a la falta de suministros médicos y al agotamiento extremo de los hombres, y nunca reclamó crédito alguno por ayudar a disminuir el número de muertes.
Pero a su regreso a Londres comenzó a reunir pruebas para la Comisión Real para la Salud en el Ejército a fin de sustentar su posición de que los soldados fallecían a causa de las deplorables condiciones de vida en el hospital. Esta experiencia influyó decisivamente en su carrera posterior, llevándola a abogar por la importancia de mejorar las condiciones sanitarias hospitalarias. En consecuencia, ayudó a a reducir las muertes en el ejército durante tiempos de paz y promovió el correcto diseño sanitario de los hospitales. ".
 https://es.wikipedia.org/wiki/Florence_Nightingale
       
 (Mary Seacole)
 
Y su homóloga jamaicana Mary Seacole se esforzó igual de heróica. Pero fue silenciada debido a sus orígenes. «Adquirió conocimiento sobre hierbas medicinales en el Caribe. Cuando la guerra de Crimea estalló, aplicó en la Oficina de Guerra para brindar asistencia pero fue rechazada. Entonces viajó por su cuenta y estableció su hotel donde asistía a los heridos del campo de batalla. Llegó a ser extremadamente popular entre el personal de servicio quienes recaudaron dinero para ella cuando se enfrentó a la miseria de la posguerra.

Después de su muerte, se quedó en el olvido durante casi un siglo, pero hoy en día se celebra como una mujer que combatió con éxito los prejuicios raciales.[4] Su autobiografía, Aventuras maravillosas de señora Seacole en muchas Tierras (1857), es una de las primeras autobiografías de una mujer de raza criolla.
Guerra de Crimea 1854–1856

La
Guerra de Crimea duró desde octubre de 1853 al 1 de abril de 1856 y se libró entre el Imperio Ruso y una alianza del Reino Unido, Francia, el Reino de Cerdeña, y el Imperio Otomano. La mayor parte del conflicto tuvo lugar en la península de Crimea en el Mar Negro y Turquía.

Miles de tropas de todos los países involucrados fueron reclutados y enviados a la zona, y las enfermedades se produjeron casi inmediatamente. Cientos murieron, en su mayoría de
cólera. Muchos más morirían en espera de ser enviados fuera, o en el viaje. Sus perspectivas eran un poco mejores cuando llegaban a los hospitales insalubres, hacinado y con poco personal, que eran la única disposición médica para los heridos. En Gran Bretaña, una carta mordaz en The Times el 14 de octubre provocó Sidney Herbert, Secretario de Estado para la guerra, se acercara a Florence Nightingale para formar un destacamento de las enfermeras para ser enviados al hospital para salvar vidas. Las entrevistas se llevaron a cabo de forma rápida, los candidatos idóneos fueron seleccionados, y Nightingale se dirigió a Turquía el 21 de octubre".  https://es.m.wikipedia.org/wiki/Mary_Seacole




Esta entrada está dedicada a quienes arriesgaron, y muchas veces entregaron, sus vidas para rescatar soldados heridos y ponerlos a salvo. Empujados a una guerra fratricida, eligieron la labor de salvar y no la de matar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.