miércoles, 18 de julio de 2012

Los Cosacos demuestran que se puede pertenecer a un Pueblo Originario y ser europeo

y vestir chaquetas y pantalones.
Lo que determina la pertenencia a un Pueblo Originario (comúnmente llamado 'Indígena') es el respeto a unos valores internos y éticos que se derivan (y eso es importante) del contacto interior de tu alma con la Fuerza de la Vida, el Alma del Mundo, o llámalo como quieras. Es decir, el punto fundamental es el contacto con la Tierra, y la aceptación de que formamos una unidad con la Naturaleza.

Las ideologías están en la cabeza (pueden ser verdaderas o no, pero son mentales), mientras que los valores internos surgen de la Fuente de la Vida expresándose en nosotr@s. Esa Vida se manifiesta en colores, música, himnos, banderas, amuletos, ropas, pero detrás de todo ese folklorismo, tan querido, está algo muy profundo y auténtico, lo más profundo y auténtico: la Vida manifestándose en un Pueblo.

Por eso se puede ser eslavo, europeo, haber estudiado medicina en Kiiv (Kiev) y pertenecer a un Pueblo Originario. Incluso, si me apuras, se puede vestir corbata y pertenecer a un Pueblo Originario. (resulta difícil, pero se puede).
Se llaman Originarios porque surgen del Origen de la Vida, de lo más auténtico, sin engaños comerciales y mercantilistas, sin conveniencias políticas, sin miedo a guardar las apariencias (por eso suelen ser exóticos, o sea, diferentes a la moda del Imperio) y que ponen en primer lugar los valores más verdaderos, como el respeto a l@s demás, a decir la verdad, a vivir en armonía con la Naturaleza aunque eso suponga no construir una presa y seguir viviendo de los recursos naturales en forma ecológica, a respetar la Voz de los Más, a mandar obedeciendo al Pueblo, en lugar de mandar para favorecer a multinacionales y esclavizar al Pueblo.
Y, claro, si llega el caso, a defender esos valores con la propia vida.

Los puntales de la Sociedad Cosaca son la Tradición (respeto a una forma de vida aprendida de los mayores y que se ha visto que es buena), Honor (que supone defender los valores verdaderos a toda costa, no mentir, no traicionar), y Disciplina (capacidad de esforzarse para ser digno de su comunidad y sus valores verdaderos).

Los Diez Mandamientos del Pueblo Lakota son:



Trata la Tierra y a todo lo que hay en ella con respeto.






Mantente cerca del Gran Espíritu.



Muestra gran respeto por tu semejante.



Trabaja unido a los demás para el beneficio de toda la Humanidad.



Da asistencia y cariño donde se necesite.



Haz lo que creas que está bién.



Mira después el bienestar del cuerpo y la mente.



Dedica una parte de tus esfuerzos al bien común.



Sé sincero y honesto siempre.



Hazte responsable de tus actos.

(http://www.arrakis.es/~inti4/manda.htm)


Otros Pueblos tendrán otros mandamientos, o los expresarán en forma diferente, pero en su esencia dicen lo mismo.

¿Qué valores vivimos (no los que decimos, sino los que vivimos) fuera de esos Pueblos?: explotar la Tierra y mancillarla, incluso en forma irremediable por medio de radiaciones nucleares. Alejarnos de una forma de vida auténtica para seguir modas mentales, impuestas por los medios de comunicación y los intereses comerciales... En lugar de la armonía con la Naturaleza, aparece siempre en nuestro código lo de 'por interés económico', 'para favorecer los intereses comerciales'... Es decir, vivimos una mentira que ha puesto en la cumbre de la conducta y de los valores éticos el beneficio egoísta.

Y así nos va.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.