viernes, 9 de septiembre de 2011

11 de septiembre en New York. 11 de marzo en Madrid. Ayer en la India.




Al margen de la lectura que se quiera hacer, la realidad es que quienes sufrieron las consecuencias del 11 de Septiembre fueron ciudadan@s como tu y yo, pero en New York. O el 11 de marzo en Madrid. (o en múltiples países y ciudades del mundo, como India, Londres, Indonesia, Balí... la lista es interminable).


Y tod@s l@s ciudadan@s del mundo hemos sufrido las consecuencias. Ese ataque lo fue contra tod@s. Y sus consecuencias.

Y lo cierto, al margen de lecturas conspirativas, es que los héroes y heroinas fueron ciudadan@s anónim@s, como tu y yo.

También es cierto que al margen de la política, hay cualidades excelentes en muchas personas de Estados Unidos, y al margen de los defectos y maldades que podamos enumerar, hay muchas cosas buenas allí que nos gustan a tod@s, aunque no lo queramos confesar.

Personas son personas en todas las partes del Mundo, en todos los países. Buenas y malas personas en cualquier país, en cualquier religión.
La Cultura Mundial es no hacer distinciones artificiales.
Los valores dignos de admiración deben ser reconocidos allí donde estén.
En Madrid tuvimos un 11 de marzo y también hubo víctimas inocentes y héroes y heroinas anónimos.


Algun@s de ell@s fueron Guardias de Seguridad, cuya labor nunca ha sido reconocida ni agradecida públicamente. Fueron l@s primer@s en llegar, si es que no estaban ya ahí y fueron igualmente víctimas. El anonimato total en el que han caído les ha dolido mucho. Si estamos para quejarnos de los abusos, si denunciamos cuando lo hacen mal, cuando pensamos que colaboran a disminuir nuestros derechos, también debemos estar para alabar lo que hagan bien, para agradecer los actos que van más allá de su deber (y escasa paga, como la de tod@s l@s demás).

Quiero recordarl@s aquí. No sólo fueron neoyorquin@s las víctimas y los héroes y heroinas.

Y algunas de esas víctimas cayeron en tierra extraña, y eran soldad@s. Soldados o Guardias Civiles hombres y mujeres españoles.







Reconocer su sacrificio no implica estar de acuerdo con su estancia allí, pero si admirar su valor y el alto precio que han pagado.

Es triste que tenga que recordar estas fechas por esos sucesos, y no porque sean la Conmemoración de la Diada de Catalunya.
Por una vez no voy a preguntarme cosas incómodas que enturbien su recuerdo. 

Precisamente aquel 11 de septiembre todos los alcaldes y alcaldesas del Baix Llobregat habían acudido a Sant Boi del llobregat (donde yo vivía entonces) para conmemorar la Diada Nacional de Catalunya en la población que vio morir a D. Rafael Casanova i Comes, que fue el último Conseller en Cap  de la ciudad de Barcelona y máxima autoridad militar y política de Cataluña durante el sitio a Barcelona (1714). (Consejero Jefe sería una mala traducción. Los Consellers son los titulares de áreas de gobierno, como Seguridad o Economía. En realidad un Conseller en Cap sería el sustituto del Alcalde, y en el caso que nos ocupa, del President de la Generalitat)

Me dirigía con otra persona al lugar donde la periodista Gemma Nierga y los alcaldes y alcaldesas llevaban a cabo el evento cuando vimos en un televisor de un bar una imagen que se nos antojó parte de una película de ficción. Sin embargo, cuando llegamos al lugar al aire libre donde transcurría el acto, la periodista que había tomado la palabra (creo que fue ella, pero hablo de memoria, y ella no era la única portavoz) comunicó el terrible atentado y la cancelación del acto por respeto a las víctimas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.