miércoles, 3 de agosto de 2011

Exclusión e Indignación. #GLOBAL.

Nosotr@s estamos indignad@s porque peligran nuestros derechos y aquellas ventajas que nos suponía pertenecer a un país 'en vías de desarrollo'.

Estamos indignad@s nosotr@s ahora porque peligra el sistema de sanidad pública, el empleo estable (casi inexistente) y nos hemos encontrado con que quienes no habían comprado o alquilado piso antes del 2000 se ven, nos vemos, yo también, incapaces de acceder a una vivienda digna.

Esa es la debilidad del Movimiento Indignado, del 15M.

L@s jóvenes israelíes se quejan ahora, cuando sus hermanos palestinos llevan décadas sin los mínimos aceptables para una vida humana. Y se quejan por sus propios problemas.

Nosotr@s nos quejamos ahora, mientras el hambre en África sigue aumentando. ¿Todos esos millones de seres humanos no merecían nuestra indignación?

Mientras, el movimiento trata de organizarse, de decidir qué hará en las próximas elecciones, pero cada tendencia lo hace desde su interés y punto de vista.

Esa es la debilidad del Movimiento 15M, y de la Indignación: sólo se indigna ante lo que le afecta personalmente. 
Es un primer paso, es cierto, pero es insuficiente. La crisis es global, es una fallida del Sistema, y junt@s hemos de buscar la salida aceptable para tod@s, no sólo para el primer mundo, o los 'países en vías de desarrollo' (ahora 'en vías de subdesarrollarse').

Hemos de ser generos@s. Pensar no sólo en la 'dación por hipoteca', también en los alquileres, en los desahucios en pisos alquilados. En África. Hemos de pensar en África.

¿La salida de la crisis es elevar el techo de la deuda? ¿Endeudarse más?
¿Eso dará de comer a África, a sus habitantes?

Aquell@s que no tienen fuerza ni para indignarse.
En ell@s hemos de pensar.

La salida del Sistema no consiste en alargar la agonía para que algun@s sigan acumulando superávit y enriqueciéndose.
Es hacerlo Justo y Solidario. Y eso significa cambiar las reglas de juego, ya que sólo siven para que algun@s hagan siempre trampa.

la nueva Ley Electoral es un timo. En la práctica sólo sirve para que los partidos ya constituidos  acaparen el electorado. Los nuevos partidos no tienen la más mínima posibilidad de ofrecer su programa.

PROGRAMA, PROGRAMA Y PROGRAMA.

La nueva Ley Electoral es PODER, PODER Y PODER.
Hay diferencia.

Y la Prensa ha ignorado el tema.

Durante la ocupación nazi de Francia (me niego a decir 'ocupación alemana', de la misma manera que me niego a decir que el III Reich fue alemán) se planteó el mismo problema.
Había mucha diversidad ideológica. Los comunistas y los católicos compartían mesa. Si un@ estudia el tema, se sorprende de lo tarde que se unificó la Resistencia.
Pero finalmente todas las tendencias tuvieron claro que debían ir unidas para vencer.
Frente a un enemigo armado la situación era tan simple... y aún así fue difícil.

Hoy la situación no está tan clara (pese a ser igualmente simple) y eso deja margen para que cada tendencia campe por sus fueros.
Pero si lo pensamos con claridad, se trata de que una serie de intereses egoístas matan de hambre y amenazan los Derechos de TODA la Población humana, llegando a arriesgar la propia supervivencia de la Biosfera (la Vida sobre la Tierra).

Frente a eso debemos ser generos@s y superar nuestras diferencias. L@s que aborrecen cualquier organización y debate deben aceptar la necesidad de organizarse, de preparar un programa que plasme nuestras aspiraciones, y comprometerse a seguirlo. L@s que tienen alergia a la política deben aceptar que, finalmente, el debate es político. Frente a las leyes que amenazan nuestros Derechos se ha de batallar en donde se hacen las leyes.
Y las personas honestas con conciencia han de dar la mano a sus opositores ideológicos, como hizo la Resistencia, donde católicos de conciencia lucharon junto a marxistas convencidos. En España hubo lamas tibetanos en las Brigadas Internacionales.
Porque, finalmente, cualquier persona honesta sabe lo que es necesario y lo que es justo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.