jueves, 11 de agosto de 2011

Desorden y Rabia en Londres y otros lugares.

Todavía hay quien se sorprende de que las multitudes estén airadas, enfadadas y caóticas.
Lo sorprendente es que en algunos lugares, como en España, Siria, Chile, Grecia o Francia las protestas hayan sido pacíficas y pacifistas (por parte del Pueblo, al menos). Por eso el 15M es algo especial y valioso: una muestra de Civilización, y no meramente de rabia frente a la injusticia.

Unas ochocientas personas controlan el 90% de la riqueza del Planeta.
En estos lares, unas cuatro o cinco familias controlan la vida económica y la mayor parte de la riqueza.
¿Y aún se extrañan de que haya protestas?
Si a eso sumamos el racismo cotidiano que algunas comunidades deben padecer en Europa, el desprecio generalizado y el auge de la ultraderecha, no hay de qué sorprenderse.
Alguien dijo: 'Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo'. Fue John F. Kennedy. Y eso es lo que han pretendido los poderes fácticos y políticos. Toman por tont@s a l@s ciudadan@s y pretenden que entreguen sus derechos sin protestar.
No se trata de una situación en la cuál tod@s hacemos sacrificios, sino una situación en la que aquell@s que siguen con una riqueza cada vez mayor le dicen a quienes estamos al borde de la pobreza efectiva (o ya en ella) que debemos perder aún más, no solo riqueza que no tenemos, sino los Derechos tan duramente conseguidos en algunas partes del Mundo (en otras ni se han llegado a conseguir) y todo para que esa minoría siga ganando. Y arruinando la vida sobre el planeta.

El problema es que cuando no hay una postura de madurez como la del 15M, que pretende encontrar salidas pacíficas y constructivas mediante otras reglas de juego, las multitudes simplemente devienen turbas enfurecidas. El rencor, la rapiña y los prejuicios toman el control, y eso ni es revolucionario ni es constructivo ni sirve para nada más que para reforzar al Sistema, que se ve justificado para ampliar las medidas de control y represión.
Eso no es inteligente ni civilizado.

Si algun@ de es@s personas lee esto, que entienda que quienes padecemos la crisis somos tod@s, paquistaníes, asiátic@s, europe@s y african@s (sobre todo african@s). Las rencillas entre l@s desposeíd@s sólo sirven para poner la situación en bandeja a las 'autoridades'.

Lo inteligente es organizarse pacíficamente para idear un Mundo Nuevo. La costumbre asamblearia y de organización dota a la rebeldía de una coherencia y una fuerza que una simple turba no posee.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.