martes, 9 de agosto de 2011

Agua y vida en Marte???




Agua sí. Congelada y fluyendo por las laderas en forma de 'dedos' que se suponen de agua salada. Eso ya está probado, al menos lo del agua congelada dulce.
Ahora bien, eso es en la superficie.
¿Podría haber vida subterránea?
¿Vida inteligente?

Cuando yo leía 'Crónicas Marcianas' de Ray Bradbury me parecía descabellado y hasta ridículo pensar en 'pequeños marcianitos verdes'. Pero las evidencias a lo largo de los años, en concreto las sincronicidades establecidas entre las oleadas OVNI y las fases de máxima proximidad de Marte, que creo que son un trabajo original del excelente investigador catalán Antonio Ribera, cuyas investigaciones apuntan a evidencias plausibles de la existencia de inteligencia en Marte (ver: http://blogs.elcorreo.com/magonia/2004/02/14/los-marcianos-antonio-ribera/), y las observaciones cada vez más sorprendentes de construcciones, líneas artificiales, luces y demás parafernalia de datos, me hacen menos ridícula la hipótesis. Sin embargo, en el blog citado antes se da una sana crítica a todo ello, que se puede leer con provecho, ya se crea o no en l@s marcian@s. Lo cierto es que misterio lo hay, pese a todo el escepticismo. Hay trucaje en Internet, pero lo de las líneas y tuberías es cierto, y es de hace años.

Una civilización podría haber sobrevivido en las duras condiciones marcianas. Una antigua civilización que padeció lo que nosotr@s empezamos a temer: un cataclismo ecológico causado por la avaricia y la estupidez humana.
Una civilización así que podría haber sobrevivido en el subsuelo marciano, donde los depósitos de agua dulce y salada serían abundantes. O por lo menos suficientes.

Es de señalar que al maíz se le considera capaz de crecer y reproducirse en las condiciones de Marte. Y cierto tipo de bacterias también. Quizá en el interior las condiciones no son tan duras para la vida.
En un ecosistema cerrado y subterráneo, hipotétic@s habitantes del planeta podrían haber superado el cataclismo ecológico.

Naturalmente todo ello no son sino hipótesis. Cierto que algunas oleadas coinciden con la proximidad de Marte, pero otras no. Hay multitud de tipos de naves diferentes avistadas y fotografiadas, lo cual sugiere un igualmente variado origen y procedencia.

Últimamente se han visto unas extrañas 'tuberías' o construcciones tubulares que recorren un gran área del planeta, así como diseños geométricos sobre el terreno.  Cada nueva investigación aporta nuevas evidencias tangenciales o circunstanciales de que algo extraño ocurre u ocurrió en ese planeta.

Quizá pronto debamos ampliar nuestro horizonte intelectual y definir un nuevo marco en el que inscribir a nuestra querida Tierra.
Un horizonte que contemple nuev@s vecin@s de diverso origen.

Quizá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.