miércoles, 13 de julio de 2011

He leído en Público.es

que l@s vecin@s han impedido detener a un presunto traficante africano.
Hace ya unos días, partidarios de no se qué miembro de no se qué organización presuntamente homicida habían impedido su detención.

Al perder su legitimidad, las 'autoridades' han abierto la puerta a toda forma de abusos, equívocos y disparates.

Al no creernos la versión de la Policía (por haber conocido de los abusos policiales flagrantes contra presuntos inocentes), l@s vecin@s se levantan en masa cuando quizá se trataba de un delincuente de verdad. Pero, ¿quién nos dirá ahora si alguien es o no delincuente, si sabemos cómo nos mienten todos?

Cuando se pierde la coherencia se pierde la autoridad. La cuál no emana de las pistolas ni de las 'defensas' (porras), sino de la confianza del Pueblo en Su policía, en Sus gestores políticos.

Como han perdido su legitimidad yendo contra nosotr@s, el Pueblo, contra estudiantes, trabajador@s, enferm@s divers@s, cerrando ambulatorios, encarcelando jóvenes presuntamente sólo por su aspecto, dictando leyes que son a todas luces anticonstitucionales, y que además van contra los Acuerdos Internacionales, en concreto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos firmado por el Estado Español (http://es.wikipedia.org/wiki/Pacto_Internacional_de_Derechos_Civiles_y_Pol%C3%ADticos), manteniendo un Tribunal Constitucional en situación Anticonstitucional por intereses políticos, por todo eso,

NO NOS CREEMOS NADA.

El problema es grande.
Confundimos criminales con héroes, delincuentes con víctimas, porque en tantas ocasiones las víctimas han sido calificadas de delincuentes y los criminales como héroes, que ya no sabemos dónde está la verdad, ni el orden justo, y se clama por el Kaos, como remedio (cosa que me repele profundamente).

Vacío de autoridad en todos los ámbitos sociales.

Cuando las 'autoridades' reconozcan que existe un Poder en el Pueblo, deberán informar a sus representantes de actuaciones policiales contra delincuentes 'de verdad', dialogar con l@s vecin@s que quizá están mejor informados y actuar coordinados.

Pero eso evidenciará que las 'autoridades' ya no lo son.
No porque no puedan reprimirnos (que pueden, aunque no deben)
sino porque ya han dejado de ser legítimas, por condenar al hambre y al desahucio a  quienes deben servir. A quienes han JURADO servir honestamente.

Todo lo anterior no es más que una opinión, y ni tan siquiera eso, sólo una reflexión. Se puede argumentar, puedo estar equivocado, haber exagerado, y todo eso es remediable.

El paro y el cierre de los ambulatorios, los ERE y las leyes tan draconianas que los permiten por razones tan 'objetivas' como que el patrón estime que quizá el año que viene tendrá pérdidas (dotado como está del don de la profecía), esas cosas si que no son opinables ni tienen remedio.

¿SEGUIMOS SIENDO HUMANOS?

(me da miedo la respuesta)

Seguir siendo humanos es la única garantía de seguir evolucionando. Existen sistemas perfectos, como el de las hormigas, perfectos y crueles, en los cuales la hormiga herida es devorada inmediatamente para servir al hormiguero. Un sistema perfecto, admirable desde muchos puntos de vista, excepto EL DE LA HUMANIDAD. Un sistema perfecto que ha durado millones de años, en el cual el individuo no tiene la menor importancia.
Nuestro sistema parece haber situado en él su ideal.


¿SEGUIMOS SIENDO HUMANOS? 


El Ser Humano es un animal político , y no puede abstenerse de su condición.
Uno de los mayores problemas es la abstención del derecho a voto a favor de quienes defienden un modelo de sociedad que nos perjudica como trabajador@s. 
La abstención tiene sus motivos, y los respeto, pero si abjuramos de nuestros derechos, los perderemos. Nada mejor para el Cuarto Reich (el sistema de facto en el que l@s enferm@s no tienen asistencia, l@s trabajador@s no pueden defenderse ni l@s estudiantes pobres estudiar, o hacerlo en las peores condiciones) que nuestra abstención. Si todos los votos de la abstención hubieran ido a parar a alguien que nos defendiera de verdad, se podrían cambiar las 'leyes estropeadas' (una cosa está estropeada cuando ya no sirve para la función que debería cumplir. Las leyes, creadas para hacer la vida mejor, nos someten a la esclavitud del mercado, están estropeadas, y alguien las tiene que arreglar).
No quiero vivir en un mundo sinley. Incluso en la jungla, la ley es la de la manada, la del más fuerte (no siempre el más justo). La civilización no es Kaos. Yo no creo en Kaos, pero tu tienes ese derecho, claro. Y motivos de sobra para no votar a quienes te traicionan. Pero la solución no es ignorar que existe una sociedad  humana, sino votar a quien te defienda.

Y el rollo ese de que 'tod@s son iguales' es la mejor baza de quienes se han adueñado del sistema. Existen partidos para todos los gustos, algunos muy radicales, otros muy 'light'. Existen partidos de luchadores de toda la vida, gente en paro, que ha estado en todas las movidas, en las acampadas (ya en las del 0,7:http://www.plataforma07.org/Historia_07/Historia_07.html), en las votaciones contra la Deuda Externa, o por su Condonación, mejor dicho. Personas de todas las edades y clases sociales que saben lo que es luchar cada día por nuestros Derechos. Much@s de ell@s están ahora en el 15M. Y much@s militan en algún partido.

Kaos no. La anarquía es un sistema social muy elevado, que requiere de personas muy sabias, no es simple desorden ni 'hago lo que me sale de ahí', como algun@s creen. Anarquía no es Kaos. Con Kaos no se llega sino al desorden, o a la ley de la jungla.

Y a hacerle el juego al sistema, claro.

El Ser Humano es un animal político, dijo Aristóteles, y no puede abstenerse de su condición.

¿SEGUIMOS SIENDO HUMANOS?

(Sobre el significado de esta frase, Corazón Solitario dijo: http://es.answers.yahoo.com/question/index?)qid=20070507082814AAWA72l

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.