jueves, 7 de julio de 2011

Extradición, Ley y Sentido Común (el menos común de los sentidos)

Un ciudadano puede resultar extraditado a un país de la UE sin que a nadie se le ocurra verificar su identidad:
Óscar Sánchez, un lavacoches de Montgat, y Vicente Piera, un osteópata de Gandía fueron entregados a Italia confundidos con narcotraficantes que habían usurpado sus identidades:
http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/pesadilla-oscar-cuestiona-garantia-las-extradiciones-1069052
(Ahora imagina lo que le puede suceder a un subsahariano o a un magrebí cuyo nombre es impronunciable por las 'autoridades' españolas y cuya identidad no consta en ningún lugar.)

Mientras tanto, l@s delincuentes habituales y conocidos campan por sus respetos en el Metro de Barcelona, y me imagino que en muchos otros lugares, sin que a ningún legislador o juez/a se le ocurra aplicar el sentido común.
Una persona que hace del delito su modo de vida, ¿puede seguir arruinando las vacaciones de l@s turistas, o la vida de l@s barcelones@s sólo si tiene la precaución de no robar más de cierta cantidad?

En cambio, un/a emigrante cuyo único delito sea intentar sobrevivir cada día puede ser detenid@ sin más y acabar en África sin que nadie haya avisado a su familia.

"Si, ha cometido un delito, no tener papeles", se me dice.
No tener la documentación en regla, como mucho es una irregularidad administrativa, pero no debería ser causa de que nadie destroce su ya precaria vida. Y sin tener en cuenta los más mínimos derechos de esta persona que, recordémoslo, SIGUE SIENDO HUMANA, aunque administrativamente no se le reconozca.

Los Derechos Humanos (o la simple Misericordia para con nuestr@s semejantes) no dependen de un papel administrativo. Son 'Inalienables', lo que significa que son propios e intrínsecos al Ser Humano, no dependiendo de leyes ni situaciones sociales. Por eso son Fundamentales, porque no son 'otorgados' por ninguna autoridad, sino que los poseemos por el mismo hecho de nacer humanos.

Raptar a esa persona sin avisar a nadie, 'desapareciéndola' como en tiempos de ciertos dictadores latinoamericanos, dejando a sus hij@s en España, y empaquetarla sin garantías (como demuestra el caso del empleado español confundido con un narco) RUMBO A ÁFRICA, por decir algo, es, a todas luces y para cualquier persona que siga siendo humana, una barbaridad, una crueldad y una forma de tortura.

Eso sin contar lo que le pueda esperar a esa persona deportada en su país de origen (que por algo se vino aquí arriesgando la vida en el Estrecho).

La Ley fue instaurada para mejorar la Sociedad. Para aproximarse a la Justicia, para hacer nuestra vida mejor.

Si no lo hace, es que la Ley está mal hecha.
Leyes estropeadas.

¡Arréglenlas! O no se extrañen de que nos Indignemos.


¿SEGUIMOS SIENDO HUMAN@S?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.