martes, 19 de julio de 2011

El Sonido y la Música según Pitágoras.

Según Pitágoras el Universo (Kosmos) emite un sonido. Cada planeta y estrella tienen su propia vibración, y al moverse por el 'eter' emiten un sonido.

Si tocas un violín u otro instrumento y lo pones en contacto con un cristal plano sobre el que hayas puesto un poco de arena, ésta toma unas formas geométricas distintas para cada sonido, cada nota o acorde.
Así, forma y sonido están íntimamente relacionados. Cada forma tiene su sonido, y cada sonido su forma.

Los átomos que conforman la materia densa son en realidad partículas vibrantes, con lo cual es lógico que emitan sonidos. Así, la ciencia de los sonidos se acerca a la Física Cuántica.

También sabemos que los sonidos y las melodías evocan sentimientos. La ciencia de los sonidos está cerca de la psicología, y de la mística. Siempre se han usado sonidos para evocar unos determinados sentimientos.
No se trata sólo de algo subjetivo: si fotografías a alguien con la cámara Kirlian, que pone de relieve las partículas moleculares que rodean al ser humano (los rusos del antiguo régimen lo llamaron 'cuerpo bioplásmico'), el color y forma de dicho 'cuerpo bioplásmico' varía al escuchar determinadas melodías.
Sabemos que la música puede curar a las plantas y favorecer su desarrollo. Parece que Bach es excelente para eso.
Se ha fotografiado las moléculas de agua tras ser 'bendecidas' o 'maldecidas', y su forma cristalina ha cambiado en cada uno de esos casos.
La melodía se ha usado desde siempre para potenciar al pensamiento del 'bendecidor/a' o 'maldecidor/a'. Como si pudiera servir de medio transmisor entre el pensamiento y la materia (entre el espíritu y el alma).

Así, pues, no es arriesgado decir que la Música nos acerca al mundo espiritual, al hogar del alma humana.

No es exagerado decir que el alimento del alma es la música.


El mismo Pitágoras, que además de matemático y filósofo era Maestro en una Escuela de Misterios (era un Iniciado) aconsejaba a sus alumnos que si querían llegar al nivel más elevado de sí mismos, se dedicasen a las Matemáticas o a la Música, dado que eran dos disciplinas en las cuales se abandona el Ego humano y se entra en el terreno de lo Objetivo. Son realidades 'universales'.

He llamado al Universo Kosmos, en la forma griega.
Kosmos y Kaos son dos polos opuestos de la realidad.
Kaos es el origen, la matriz. Del conjunto indiferenciado de todos los materiales, el Kosmos pone orden.
El Universo deviene lo que es al ordenarse los átomos, las moléculas, los planetas y estrellas, las galaxias. Se ordenan gracias a las Leyes Universales, las cuales, por suerte, no son discutibles ni dependen de la ideología del investigador. La Ley de la Gravedad, o la Segunda Ley de la Termodinámica, no dependen de razones políticas ni de conveniencia. Por eso las Matemáticas (y la Física) son excelentes disciplinas universales.

Y se ordenan según cierto esquema, cierto 'plan'. Eso resulta incómodo para algun@s, pero es así.
Einstein decía que: 'Dios no juega a los dados con el Universo' (lo dijo al criticar el Principio de Indeterminación formulado por Heisenberg).

Y en ese plan, la Música de las Esferas de Pitágoras es muy importante. La vibración gravitatoria 'suena', y de su sonido depende que la Tierra siga girando.

Un sólo paso te separa de pensar a continuación en el Anima Mundi, el Alma del Mundo, cuyo canto sostiene el Orbe.

'La Poesía Estelar sostiene las estrellas girando' (dijo una poetisa de Orión en el año 32.054 de nuestra Era durante el festival Sol Radiante del sector Cinco de la Galaxia), es broma. Ya sabéis, el Espacio-Tiempo es una ilusión, causada por la entropía del sistema. Nuestro cerebro percibe la realidad en una sucesión de hechos, pero en realidad no hay tal sucesión, sino un Presente Contínuo, llamado a veces Eternidad.

(La armonía de las esferas es una antigua teoría de origen pitagórico, basada en la idea de que el universo está gobernado según proporciones numéricas armoniosas y que el movimiento de los cuerpos celestes según la representación geocéntricadel universo — el Sol, la Luna y los planetas — se rige según proporciones musicales; las distancias entre planetas corresponderían, según esta teoría, a los intervalos musicales.1
La expresión griega harmonia tou kosmou se traduce como «armonía del cosmos» o «música universal»; la palabra armoníase entiende aquí por las buenas proporciones entre las partes y el todo, en un sentido matemático pero también «esotérico», según el misticismo pitagórico. La palabra música (mousikê) hace referencia a «el arte de la Musas» y a «Apolo», es decir, a "la cultura del espíritu artístico o científico". El término «esferas» es de origen aristotélico y designa la zona de influencia de un planeta (Tratado del Cielo).
La teoría de la armonía de las esferas de los pitagóricos está documentada en textos antiguos2 desde Platón (La República, 530d y 617b; Critón, 405c) y sobre todo Aristóteles (Tratado del cielo, 290b12). Esta teoría continuó ejerciendo influencia en grandes pensadores y humanistas incluso hasta el final del Renacimiento. refe: http://es.wikipedia.org/wiki/Armon%C3%ADa_de_las_esferas)

- como conclusión decir que a septiembre del 2015 unos científicos han conseguido captar el sonido de un átomo. Se trata de la nota Re, pero muchas escalas por encima de lo audible. Es un ultrasonido, aunque de volumen infinitesimal.- 

2 comentarios:

  1. gracias x hacer este blog!!!
    me ayudo mucho con mi tarea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor para mí haberte ayudado en algo. Nunca te arrepentirás en el futuro de haber estudiado.

      Eliminar

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.