viernes, 22 de julio de 2011

De nuevo tengo que escribir los versos más tristes esta noche.




Fanatismo e intolerancia.




La Paz, esa frágil avecilla entre águilas
que se disputan los despojos del hambre y del terror.

Escribo #Paz, como podría escribir #Cultura y #Civilización.
Pero para sus familias, es simple Terror, Violencia ciega, sin razón,
de la que sólo brota horror y llanto amargo.

¡No!, Es un camino sin luz, sin alma.
Una senda perdida.

No seguiremos esa vía.
No es digna de nuestra alma
ni de una Nueva Sociedad con almas limpias.

No es digna de personas,
ni del futuro de las generaciones venideras.

No es una senda verdadera,
sólo espejismo de gente violenta,
no solución sino problema,
no camino,
sino llanto y tristeza.

Y una trampa, una gran mentira.
Mentira descarnada.



El 'hombre del fiordo' quiere desentenderse del resultado de su odio y su fanatismo, pero es inútil.
Como bloggeros  tenemos una responsabilidad por nuestras palabras, y por las ideas que enuncian. Un tipo que recibe un millón de visitas, y es más que triste que por esparcir el odio se sea tan leído, cuando los blogs de filosofía o de historia apenas tienen unas miles de visitas.
Pero, como en la televisión, la audiencia no lo justifica todo. Yo mido mis palabras. Hay cosas que me hubiera gustado compartir, pero no lo hago por no ocasionar malas interpretaciones. Si estoy escribiendo casi cada día sobre el 15M, no me ha parecido conveniente poner canciones de la Resistencia Francesa cuya letra dice algo sobre dinamita, metralletas, etc. Para que no se relacionen las cosas.

Un bloggero como 'el hombre del fiordo' es responsable de la incitación a la violencia y a nadie debe sorprender si sus palabras terminan materializándose.
El odio religioso o racial, la xenofobia, son semillas de maldad y de violencia.
Existe una responsabilidad por incitación a la violencia. No se puede decir cualquier cosa y esperar no tener responsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.