martes, 7 de junio de 2011

Nostálgia
















Mientras la Acampada debate el futuro del 15M, me permitiréis que me sienta nostálgico. Toda esta actividad militante y de concienciación me ha despertado recuerdos, no sólo de lo vivido, sino de mi mitología personal.
En la anterior entrada (que encontrarás detrás de ésta), mencionaba la canción: 'We shall overcome''. Cuando yo era (más) joven, cantábamos estas canciones que formaban parte de la Marcha por los Derechos Civiles, de la Señora Rosa y del Dr. Martin Luther King, que formó
parte de la misma ola de Luz que la oposición a la Guerra del Vietnam.
Una ola de Pacifismo, de ideales. Cuando algun@s oyen hablar de USA, piensan en la Guerra de Irak o en el Capitalismo. Yo pienso en toda aquella buena gente que luchó por los Derechos de l@s afroamerica@s, por salir de Vietnam, por vivir en paz.



Eran los años del colegio. En un colegio religioso sólo de chicos (donde nunca canté el 'Cara al sol' ni levanté el brazo, que conste a favor de aquellos curas) vivimos los finales del franquismo un montón de chavales muertos de ganas de ligar con chicas (eso tan difícil, eso imposible), y de ser
dignos de nuestros tiempos.
Uno de nosotros se vio envuelto en un juicio por haber destrozado un poste con el 'Yugo y las flechas' falangista.
Editamos unos fancines en una 'vietnamita' (una especie de imprenta casera a base de una pasta que servía para unas cincuenta copias) y nos reuníamos en casa de uno de nosotros, elaborábamos artículos que me imagino eran ingenuos y utópicos (¡Viva la Utopía!).

Al final la mitad fuimos 'invitados' a abandonar el colegio. Pedir la mezcla de sexos ("¡queremos chicas!") era demasiado para los curas. Además la mitad creíamos ser comunistas. Yo tuve un pequeño altercado con un profesor y mi carrera estudiantil sufrió un duro revés, comencé a suspender asignaturas, y tuve que repetirlas. Eso y mis inquietudes románticas e intelectuales me 'despistaron', y comencé a dar tumbos.

'Jesucristo Superstar' era lo más chachi del momento.

'Hair' era un ideal inalcanzable. ¡Quién me iba a mí a decir que lo viviría en directo a mis cincuenta años!
Entrevistamos en el colegio a Pere Quart y a Xirinacs, que descanse en paz, que por entonces se sentaba en la calle Entenza frente a la cárcel Modelo para pedir la Amnistía para los encarcelados por motivos políticos.

Yo viví esa mitología de las luchas pacifistas en América unos años después, porque nací en el 61. Adaptábamos las canciones a nuestra pequeña gran aventura. 'Si no em trobes darrera el autobús' ('Si no me encuentras detrás en el autobús...', la canción de los transportes segregados. 'La vall del riu vermell', 'Gloria aleluia', y otras por el estilo. Las cantábamos en la Eucaristía. (Hace muchos años que no voy a una, si no es una celebración).
Una Comunidad Católica y nuestra lucha por el Estatut y la Amnistía de los presos políticos. Allí aprendí Els Segadors y ell@s me llevaron a bailar sardanas y correr ante los policías ' del anterior régimen' (para usar las frases políticamente correctas).
Lluis LLach, con sus estupendas canciones sensibles y hermosas y Joan Manuel Serrat, todo un poeta, fueron 'leit motiv' patriótico de aquellos años, y l@s sudamerican@s, Nacha Guevara, Mercedes Sosa, Víctor Jara, entre otros.
Por entonces me gustaba mucho Ramón Muntaner, ¿qué se hizo de él?
Antes del 15M vimos en la Plaza de Cataluña a Jaume Sisa. 'Oh, benvinguts, paseu, paseu'. ¿Premonitorio?

Me acordé de ellos años después cuando participé en la campaña por la Condonación de la Deuda Externa en Sant Boi del Llobregat, donde vivía entonces.

Luego vino la Metafísica. Comencé a tener problemas con mi fuerza interior, y tuve que pedir ayuda. Entré en contacto con los Humanistas (he de ser verídico, ¿no?). Hice Meditación Trascendental y Zen. Y practiqué Aikido, un arte marcial japonés pacifista.

He olvidado decir que también estuve un tiempo en la Fraternidad Blanca Universal, un grupo formado por el Maestro Omraam. Le conocí a través de una amiga de Madrid, que me envió el libro 'Hacia una civilización solar', del mismo, y me encantó. Tras pasar la meningitis (Navidades del 83 al 84), me decidí a seguir una dieta limpia de carne. Durante muchos meses me negué a probar la carne, y eso preocupaba a mis padres. Pero yo pensaba que en esos momentos estaba poniendo las bases de una nueva vida, y creí que era importante. Luego volví a ser carnívoro, pero sólo he comprado carne una vez, por prescripción médica. Según las enseñanzas del Dalai Lama, puedes comer carne si no la han matado para que tu comas. Yo incluyo el precepto de no colaborar a que maten animales por mi culpa. Pero si voy a un local y venden platos de carne, como.

Durante todo ese tiempo trataba de construir un prototipo de platillo movido por antigravedad. Fue hace unos días cuando vi el vídeo en Youtube y me sentí fascinado por una moneda que se levita ingrávida gracias a una serie de objetos cotidianos. Fascinante (que diría el Señor Spock. Encontrareis el video en: http://www.youtube.com/watch?v=qoPwBe3ixRI se llama 'Cómo crear antigravedad').

Mientras tanto seguía intentando ligar. Cosa inalcanzable. (He mezclado los tiempos, disculpas)

Al fin me casé. Fue entonces cuando lo de la Deuda Externa.
Colaboré en una radio de barrio, en Sants, en un programa alternativo (humanista) y en él entré en contacto con el Comité de apoyo a Mumia Abu Jamal, un preso afroamericano cuyo juicio estuvo lleno de irregularidades, al que presuntamente se le quería culpar del asesinato de un policía cuando era presuntamente inocente. Hay bastantes razones para pensar que así es. Sigue preso, igual que otros de minorías étnicas como los Nativos de América. La pena de muerte no es democrática. Éste y otr@s siguen en el corredor de la muerte, como el líder indígena del pueblo Anishinabe, Leonard Peltier llamado 'el prisionero mas viejo del sistema estadounidense'.

Dejé el programa (y mi relación con los Humanistas), y asistí a Meditación Budista en la Casa del Tíbet, en Barcelona. Aprendí mucho. Buena gente. Retomé mi orientalismo. Ya había estudiado cultura oriental cuando iba al colegio. Leí a lobsang Rampa, y un parapsicólogo catalán llamado Julio Roca Muntanyola me dirigió hacia la Meditación Trascendental. Los libros de este hombre me encantaban. Era un 'viajero astral' y explicaba sus experiencias en el Más Allá. Fue un luchador republicano herido varias veces en combate, al que un médico Lama Tibetano de las Brigadas Internacionales ayudó. Este Lama fue asesor de la 'Associació de Parapsicólegs de Catalunya', a la que él pertenecía. De ahí mi interés por el Tíbet.

Entré en contacto con la Casa del Tíbet años más tarde colaborando en la Radio comarcal de Sant Boi, en el programa Años Luz. Acudí al Director Presidente de la citada Casa, el Rv. Thupten Wanchen para informarme sobre Shambala. Siempre he creído que existía ese Reino mítico de seres iluminados. Con el tiempo me he vuelto un poco más realista, claro, más razonable, pero eso no quiere decir que no exista ese lugar. De hecho los lamas aseguraron conocer a personas que habían estado allí, pero nunca se pudo concretar si se referían a un lugar terrenal, o a un reino invisible, místico, en otra dimensión. También me informé sobre los extraterrestres. El Budismo cree en ellos, y tiene nociones muy claras sobre ese tema.

Colaboré un par de veces con el Comité de Apoyo al MST (Movimiento sin Tierra), de Brasil.


Como veis, soy inconstante, y eso me ha perjudicado mucho. Pero he aprendido mucho, también.



A lo largo de mi vida he ido tras OVNIs, he meditado, he militado (si bien tímidamente) en varias acciones, con gente diversa, siempre buscando.
Buscando mi lugar, buscando mi gente, buscándome a mí mismo.

'Caminante no hay camino, se hace camino al andar.
Al andar se hace camino, y al echar la vista atrás
se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar'.

(Antonio Machado).


Y ahora estoy aquí.
En este momento de la tormenta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.