martes, 31 de mayo de 2011

Películas

Hoy va de películas, porque sino este blog parecerá una fanatiparanoia sobre la Acampada.

He visto últimamente Piratas del Caribe, mareas misteriosas, y Midnight in Paris.

Los piratas del Caribe, pese a las críticas leídas en algún medio, me engancharon de nuevo. Me pareció una de las mejores, incluso que la primera, si no fuera por el impacto que la elaboración del personaje del Capitán Jack Sparrow que hace Johnny Deep causó en mi. La primera secuencia de la primera entrega es simplemente genial. Y estupendos todos, Penélope Cruz y los demás piratas. Es una película de aventuras, y la última secuencia devuelve la ilusión por la libertad pirata, y te dan ganas de embarcar rumbo a alguna isla misteriosa.

Midnight in Paris como todos saben, es estupenda, pero no se puede desvelar su argumento para no reducir su encanto. Los escenarios parisinos están hermosamente rodados, con respeto para el o la espectadora que quiera saborear París además de ver una película. Me ha gustado mucho. Devuelve la frescura a un Woody Allen que corría el peligro de caer en el cinismo desengañado. Pero parece que la sensibilidad del genio todavía no se ha secado.

La sensibilidad. La poesía. La verdad no es sólo ideas, sino creatividad.
No-violencia y poesía van de la mano.

No juzguemos por el aspecto, o por lo que la vida le ha hecho a alguien, sino por la poesía y la luz que lleve en su corazón.

La realidad más alta no tiene por qué coincidir con los esquemas de occidente del siglo XXI. La vida es flexible, plástica y creativa, poética y humilde.

Es horizontal, porque tanto vale una como otro, tanto tiene que aportar cualquiera, si sabe iluminar lo que la Vida puso en su interior.

Lo demás es engaño interesado, mentiras.

Interés egoista, ego inflado e indisciplina interior.

No es indisciplinado el que duerme encima de un árbol, entre cartones, sino el que, luciendo corbata y camisa de marca, no sabe contener su egoísmo ni entiende lo que su alma ganaría si se pusiera a la altura de las rastas y los tejanos rotos.

Si cambiase su traje inmaculado por una canción del cuarteto que son seis (les escuché en la Barceloneta y son geniales tocando jazz - Four on Six, o algo así). No hay dinero que pueda pagar esa habilidad para hacer música, o poesía.

"Lo esencial es invisible a los ojos".

Salud y Felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Puedes escribir tu opinión. Por favor, se respetuoso. Es un intercambio civilizado.